PROYECTÁNDOSE AL FUTURO


Ingresar a la Educación Superior no debe ser la meta final, sino sólo el primer desafío. Tan importante como entrar a la universidad, instituto profesional o centro de formación técnica es mantenerse en la carrera, y completar los planes de estudio para alcanzar la gran meta de convertirse en un profesional. En ese sentido, una de las grandes preocupaciones del Ministerio de Educación es el % de deserción entre los alumnos de 1er año.

Según el Servicio de Información de Educación Superior (SIES), de Mineduc, la deserción al 1er año alcanza al 28,7%, lo que implica que 3 de cada 10 estudiantes dejan su carrera al cabo del 1er año. Sin embargo, es importante advertir que un número importante de los alumnos no deserta definitivamente del sistema, sino que reingresa en los años siguientes, a otras carreras o instituciones. Un estudio SIES, publicado en 2012, constata que al analizar la cohorte 2008 el 13,4% de los alumnos que desertaron al 1er año reingresan al sistema en los tres años siguientes, y que solo el 17,2% de los jóvenes pueden ser considerados desertores más definitivos.


¿Por qué desertan los estudiantes chilenos?

Se estima las principales causas que llevan a un joven a abandonar su carrera son problemas vocacionales, la situación económica de sus familias y rendimiento académico. Un estudio del Centro de Microdatos de la Universidad de Chile, publicado en 2008, revela que entre quienes confiesan un problema de vocación, 35% cambió de carrera y de universidad, 15% se cambió de carrera en la misma universidad, 15% se retiró para preparar la PSU y rendirla nuevamente, y el 13% siguió la misma carrera pero en otra institución. Respecto a la deserción por problemas económicos del grupo familiar, ésta se produce principalmente en estudiantes que deben dejar de estudiar y comenzar a trabajar. En ese caso, los más afectados son los alumnos de universidades privadas, quienes cuentan con menos opciones para recurrir a créditos o becas.

Otra causa de deserción es el bajo nivel académico previo de los estudiantes, ya que en algunos casos presentan debilidades en contenidos y hábitos de estudio. Además, se ven afectados por el cambio de metodologías de enseñanza y aprendizaje entre la universidad y el colegio.

Más allá de las cifras, abandonar los estudios en esta etapa tiene un tremendo costo. Le cuesta a la familia, que tendrá que pagar uno o más años adicionales por la educación de su hijo. Le cuesta al Estado, cuando está apoyando la formación de ese joven con becas o crédito. Y le cuesta al propio alumno, que debe postergar su sueño profesional y su ingreso al mundo laboral. De ahí la importancia de recorrer paso a paso, y analizar con detención y responsabilidad el camino que lleva a la Educación Superior.

Ministerio de Educación - Teléfono +56 2 24066000 - Dirección Av. Libertador Bernardo O'higgins 1371

Políticas de Privacidad | Manual de Normas Gráficas | Visualizadores & Plug-ins | DS100 | CSS 3 | CC

Gobierno Transparente Ley de Transparecia
Ir arriba